Saltear al contenido principal
Colina Consolida Su Escenario Dieciochero Como Uno De Los Más Importantes De Chile

Colina consolida su escenario dieciochero como uno de los más importantes de Chile

Fiestas Patrias con sabores para todos los gustos.

Hubo de todo en Colina durante los cuatro días y noches de celebración por las Fiestas Patrias. Mucha tradición campesina, con 200 colleras y una medialuna repleta con música folclórica en vivo, carreras de perros galgos, rayuela y una carpa llena que ovacionó a las parejas de cueca. Por la noche, un espectáculo de nivel se convertía en la guinda de una torta sazonada con ingredientes sorpresivos. La organización estuvo a la altura del desafío y facilitó un impecable desarrollo con comodidades y servicios de calidad.

Fiestas Patrias

Fue lo que más esperaba la gente, mucha fiesta y homenaje a la patria, cantando el himno, bailando cueca o gritando ¡Viva Chile!

En Colina hubo de todo, atracciones familiares, comidas típicas, folclor y noche de estrellas internacionales.

El escenario lo estrenaron los Cuatro Cuartos, Pedro Messone y la Escuela de Danza de Colina, que cada noche tuvo una presentación con lo mejor del repertorio nacional e incluso con muestras del folclor de Latinoamérica, con rutinas coloridas y emocionantes al momento de recordar las tonadas más notables del cancionero nacional. “Colina se caracteriza por llevar la cultura en la sangre y nosotros nos sentimos muy agradecidos del público”, dijo Carlos Vásquez, primera voz de los Cuatro Cuartos, luego de los primeros aplausos que cerraron su presentación.

De ahí en adelante, el escenario de Santa Filomena se transformaba en la Meca del folclor nacional y del espectáculo internacional, con artistas que protagonizaron momentos para el recuerdo.

La procesión se hacía evidente entrando al desvío de Colina; desde ahí se apreciaba un cuantioso flujo de gente. “La repuesta del público, los cuatro días, es la más evidente de que estas Fiestas Patrias fueron un éxito”, afirmó el Alcalde.

Las celebraciones han tenido un crecimiento importante, varios artistas y figuras públicas reconocieron que la producción está al nivel de los grandes festivales del país. “Colina supera cada año la meta del anterior, la conozco desde que partió hace 16 años y es impresionante ver cómo el Alcalde Mario Olavarría le ha dado un sello que trasciende”, sostuvo el diputado Patricio Melero.

La primera estrella en brillar sobre el escenario fue la dupla Power Peralta. “Fuimos bendecidos de poder abrir este show, hay artistas increíbles”, dijo Gabriel Peralta luego de una exhibición cargada de energía, luces e imágenes que enriquecieron la presentación.

Las noches siguieron con la Nueva Ola, representada por Buddy Richard y el Pollo, José Alfredo Fuentes, quienes recordaron éxitos inolvidables. “Han pasado cincuenta años y diferentes generaciones se van uniendo a esta carrera que nunca pensé que iba a durar tanto”, remarcó el Pollo Fuentes.

Para hacer más divertidas las noches, el público se transformó en el nuevo monstruo y no perdonó al deslenguado muñeco ni a la candidata a Reina Eugenia Lemos y Matías Kosznik, condenándolos a las pifias.

Esa misma noche se presentó Diego Torres con sus canciones más conocidas y lo más nuevo de su creación, pero los que animaron la noche con su fusión de ritmos bailables fueron Los Charros de Lumaco: “Nos vamos muy contentos, la gente enloqueció”, dijo Marcio Toloza, vocalista de la banda.

El domingo, Colina se iluminó. Los fuegos artificiales llenaron de colores el cielo, mientras en el escenario la música de la orquesta Huambaly remecía la pista de baile. “Hacía tiempo que no veía un escenario de esta envergadura, hay una producción de lujo, el sonido también y sobre todo la recepción de la gente”, destacó Marcos Aldana, director de la orquesta. Esa noche, el monstruo de Colina volvió a rugir y no se dejó domesticar fácilmente; cada noche coreó junto a Lucho González y no lo dejó abandonar el escenario tan rápido. Después Jorge Alís distendió el ambiente con una rutina subida de tono, pero del agrado del público. Para cerrar, Myriam Hernández y Croni-K tuvieron un momento de intimidad con la gente, sobre todo Myriam, que se encuentra celebrando 20 años de carrera y que antes de viajar al extranjero se despidió desde el escenario de Colina. “Fue una noche espectacular, donde el público me llenó de energía y cariño”, señaló Myriam Hernández.

La ultima noche fue más corta, pero igual de intensa que las anteriores. Empezó con ritmos tropicales a cargo de Circo Pobre y Akiles Baeza. Siguió con la premiación de la reina, cetro que se adjudicó la pareja compuesta por Eugenia Lemos y Matías Kosznik, luego de una campaña inteligente y mucha presencia en terreno, “pese a todo pronóstico, porque veníamos flojos en las votaciones y dijimos que íbamos a dar la pelea”, comentó Eugenia Lemos.

El folclor estuvo a cargo de los Huasos de Algarrobal y en el humor Nancho Parra sumó risas y además destacó que “en Colina se vive el 18 a la antigua, se ve harta familia y donde la gente disfruta y hace cola hasta para comprar mote con huesillos”.

El final tuvo que ser presionado, porque Los Tres podían seguir y parecían tener todas las ganas de hacerlo, pero era el momento de bajar el telón y terminar las celebraciones después de cuatro jornadas llenas de música, sabores, colores y mucha entretención, que dejaron el escenario de Santa Filomena de Colina como uno de los importantes de Chile en las Fiestas Patrias.

Volver arriba