Saltear al contenido principal
Colinanos Que Marcaron La Historia

Colinanos que marcaron la historia

Uno de los personajes que esta siempre presente en la mente de los colinanos es Pepe Camión.

Nadie puede negar que en un pueblo tan apegado a sus raíces y con gente tan cercana entre sí existan personajes graciosos, extraños y novedosos, pero el caso de Pepe Camión es insuperablemente original, “el hombre que se creía camión”.

De altura media,  moreno, de corbata blanca que resaltaba con su cuerpo, siempre impecable.

Este personaje tenía  un cierto grado de retraso mental, lo cual le impedía hablar correctamente, además no era muy hablador, pero con más de alguna mímica sacaba una sonrisa entre los colinanos y conseguía algún cigarro o algo para beber.

Pepe vivía con su madre, y como toda mamá entendía a su hijo y más aún con la particular forma de hablar que tenía, casi de balbuceos.

Junto a un arnés, un volante, una bocina y unos espejos laterales se podía ver a Pepe Camión por las calles de Colina, manejando su inexistente camión.

Como un camión cualquiera, Pepe, recorría las calles, rutas, kilómetros y kilómetros pasando a cargar bencina a cualquier granja o parcela del camino, o a cargar el camión con mercadería, donde lo estacionaba como corresponde, sólo si existía el lugar adecuado para el “acoplado”.

Al mismo camión que estacionaba de repente, también tenía desperfectos técnicos ó pinchaba algún neumático que Pepe con su paciencia, cambiaba cada vez que sucedía a punta de mímicas, lo cual podía durar horas donde el “acoplado” era de gran tamaño.

Tal cual camionero, pasaba a las fondas existentes en la ruta donde pasan los choferes a comer o a tomar algo. Pepe lo hacía de igual manera, sólo que imaginariamente, incluyendo el pago, lo cual el dueño del local aceptaba complaciéndolo en su locura, como cualquier colinano lo haría.

A pesar de su delirio, este jamás asustó o llamó la atención de manera negativa dentro de la población de Colina, más bien, era un delirio inofensivo que la gente admiraba.

Los carabineros de turno también lo conocían, donde se hacían cómplice de este , dejándole un grueso espacio en la ruta para que se pueda desplazar en los días de lluvia. Pepe, como buen camionero, jamás suspendió alguno de sus viajes por las malas condiciones climáticas. A tal punto de complicidad llegaban los carabineros, que lo podían parar en la ruta para revisar los papeles del camión al día, teniendo un talonario falso sólo para el,  como también sus documentos y  a veces hasta le sacaban multa por  no cumplir las condiciones.

En el mundo de  Pepe Camión, iba a pagar su multa con billetes imaginarios, con su siempre inocente mirada.

Cuando este personaje no andaba en su camión, ni estaba en su casa, iba donde Las Marías, un par de ancianas que entre ellas se hacían compañía y entendían al igual que su madre, la locura de Pepe , pero al no tener parentesco alguno con él, circulaban muchos rumores acerca de la relación entre ellas y Pepe Camión.

El siempre con su alegría nunca se dejó llevar por rumores y se olvidaba de todo, siguiendo su rumbo en la ruta haciendo sonar la bocina de su camión para responderle el saludo a los demás camioneros que también lo encontraban en el camino.

Habían días en que Pepe Camión, motivado a lograr sus objetivos como camionero,  hacía su recorrido tan extenso, que llegaba hasta Santiago, donde lo desconocían, incluyendo los carabineros, por lo que llegaba a pasar varias oportunidades en el calabozo por algunos días, hasta que llegó un Oficial que lo conocía y lo liberaron, amonestando a los funcionarios que lo habían aprehendido.

Existieron oportunidades donde, contra su voluntad y producto de sus extensos viajes, cayó hospitalizado y no imaginariamente. En la hospitalización recibía visitas de sus amigos camioneros y vecinos quienes ayudaban a los médicos a que se alimente, donde claramente jamás lo pudieron convencer.

Alguien con gran ingenio, se puso al nivel de la imaginación de Pepe Camión y tuvo la idea de estacionar el camión con todos sus implementos afuera de su habitación, donde sus ojos lo vieran. Sólo en ese momento pudo recuperar el apetito, después de un tiempo  salió del hospital, en su respectivo camión tocando la bocina a los ojos de muchos colinanos emocionados.

Cuenta la leyenda Urbana que Pepe Camión murió en su mundo, atropellado por un auto en la ruta. Otra versión desconoce si aún vive, ya que algunos, muy pocos lo han podido ver en las cercanías de Lampa. Sin duda, Pepe Camión es un personaje que a pesar de desconocer su destino, sigue transitando en su inexistente camión por la ruta del corazón de los colinanos.

Recuerdos de Pepe Camión

Don Guillermo Cornejo, Hermano mayor de Don Pepe

¿Cómo recuerda a su hermano?

El era muy bueno, contento, travieso y le gustaba hablar mucho.

¿Cuándo salía de su casa hacia dónde iba?

Paseaba por todas partes. Primero le gustaba subirse a las micros y siempre llevaba puesto terno y corbata. Luego descubrió un manubrio, y es cuando empezó a jugar con él.

¿Cómo se llevaba con los vecinos?

Se llevaba bien con todos. Los niños lo leseaban un poco, se molestaba al principio pero después se le pasaba.

¿Cómo desapareció Don Pepé?

Yo lo cuidé desde que nació, lo iba a buscar cuando salía. En los últimos años fue atropellado por un camión, y estuvo 9 meses en cama. Al tercer día, luego de haberle sacado el yeso que tenía, desapareció.

¿Lo ha buscado?

Me fui a la PDI y he buscado por otras partes, pero nadie lo ha visto.

¿Qué haría si ve a su hermano nuevamente?

Lo abrazaría, le diría ¿Dónde has estado hermano mío?. Aún lo extraño mucho.

Volver arriba